27 may. 2015

La espera desespera

Esperar... esa inquietante sensación, la incógnita de no saber cuánto tendrás que esperar hasta que llegue. De repente te cansás y querés abandonar pero pensás: "es que... ya esperé tanto que voy a seguir, en cualquier momento tiene que llegar". 

Y tal vez sea un error, creer que si ya esperaste mucho, es porque te falta poco; como si haber esperado mucho multiplicara las posibilidades de que algo fuera a ocurrir. Y a lo mejor es al revés; si ya esperaste mucho es porque ya nunca va a venir... 



Tal vez lo mejor es el olvido, qué otra cosa puedo hacer? 

"cuánto falta, no lo sé

si es muy tarde, no lo sé
si no olvido, moriré
qué otra puedo hacer?" 

"Crimen", Gustavo Ceratti 

26 mar. 2015

A cada pez le llega su vez

Tal como es su costumbre, Dante pasa por la pescadería del pueblo a saludar a sus grandes amigas, las pescateras.

Siempre se gana la mirada tierna de los clientes al escucharlo preguntar con tanto interés acerca de los diferentes "pececitos" expuestos en las bandejas. Pregunta todo, desde el nombre del pescado elegido hasta dónde vive y qué come exactamente. Pero no contento con cada explicación, pide que le abran la boca para la examinación exhausta de los dientes, y todo lo que tenga dentro de su bocaza.


Esta vez, una señora se compró un pescado grandecito y pidió que se lo limpien. Dante estaba super atento observando la operación, y dice "ay nooo!! lo vas a cortar? pobrecito! me da penita..." La pescatera se quedó con el cuchillo a medio camino, en lo alto. 


- "Y si, Dante, le tengo que sacar los ojitos y limpiarlo por dentro". 


- "Ah, y los ojitos los vas a tirar, o se los lleva la señora?"


- "los tiro porque no se comen", 


- "Aaaah.. me los das?". 


- "Qué dices?? que quieres llevarte los ojitos?", 


- "Si, porfi, Me los pones en una bolsita, vale?" "Mami, me dejás???" 


Automáticamente fui el centro de todas las miradas; asombradísimos, los clientes rompieron en una carcajada al unísono mientras no salían de su asombro.


La pescatera cumplió con el pedido de Dante y se los metió en una bolsita que exhibía orgulloso. Luego de recuperarme del asco, saludé y encima hasta agradecí tan original regalito....






25 mar. 2015

En el avión de Germanwings viajaban personas.

Hablando del accidente de Germanwings, y a propósito de los comentarios, bueno, mejor dicho, de las barbaridades de opiniones que he leído en varios medios, se me vienen a la mente algunas cuestiones:

Mi primera reacción fue pensar en la cantidad de amigos y familias destrozadas que han quedado sin consuelo, y ofrecer mis condolencias de manera simbólica, porque afortunadamente, no estoy dentro de ese grupo.
No coincido con ninguna forma de intolerancia, ya sea política, deportiva, étnica, religiosa, musical, y habrá unas cuantas más. Me han tildado de "exagerada" más de una vez cuando me remito a las guerras que se están peleando en la actualidad e intento asociar el origen de semejantes atrocidades justamente a la intolerancia. La xenofobia, la homofobia, el racismo, por citar algunas conductas extremas, tienen a la intolerancia como común denominador. El mensaje es: "Te odio porque no eres o piensas como yo, entonces mereces ser eliminado de la faz de la Tierra".

Bueno, hasta ahí, hablamos de elecciones de pensamiento personales y el consabido "cada uno es libre de pensar como quiera". Pero cuidado! estamos en la era de las comunicaciones, de la realidad virtual, del avance tecnológico y creo que los medios de comunicación tienen un papel central en todo esto. Hace rato han perdido el carácter informativo y neutral que se supone que deben tener. La mayoría de las notas escritas en los periódicos ya llevan un determinado adjetivo en el título, cosa de ir influenciando al lector antes de leer la nota supuestamente informativa. Lo mismo pasa en los programas televisivos.

En este caso en particular, ciertos periódicos que daban la noticia del accidente, agregaron de forma innecesaria que había no sé cuántos "apellidos españoles", y hasta elaboraron (también de manera innecesaria) un "perfil" de algunas de las víctimas. Qué más da el perfil?? A quién puede importarle si eran prestigiosos cantantes de Opera, empresarios, "esposa de", "hombre de negocios". Qué me quieren decir con esto? que uno es más o menos merecedor de morir según su "condición social"? Para qué rescatar esos "tuits" y hacerlos noticia? Me parece a mí que de esta manera, con esta falta de objetividad, están alimentando directa o indirectamente el odio, el resentimiento, la intolerancia y consecuentemente la violencia.

Ahora, el Catalán anti España podría volverse más "anti" aún; lo mismo que el Español anti Catalunya. Los que aún no tenían una opinión definida, ya comienzan a tomar partido poniéndose a favor de unos y en contra de los otros; a los que les da lo mismo también comienzan a opinar y a juzgar hasta que, casi sin quererlo, se decantan por uno u otro "bando" y de esta manera, tal vez muy poco a poco, termina habiendo únicamente dos "ideologías" bien determinadas enfrentadas entre sí. Una lástima.

20 nov. 2014

One of my turns... Estoy a punto de....

Los que me conocen saben muy bien de mi admiración hacia John Lennon y su forma de defender la paz, y su forma de expresarse y sus revolucionarias ideas en defensa de la Paz (no me tilden de hippie, que no es lo mismo), pero cuando alguien hace sufrir a mi Dante, siento me surrrrrge así como una vena más tirando a Charles Manson que al propio Lennon. 

Cómo se puede estar tan ciego de odio y rencor; o ser tan malvado o tan sorete, como para atormentar a una criatura sometiéndolo a relatos personales del pasado, y cosas de adultos, e invertir tiempo valioso en hablarle pestes de su propia madre? Cómo se puede ser tan ruin y malicioso como para intentar convencerlo de que tiene una mala madre, martillándole la cabeza con agravios, injurias e insultos hacia mí? Con qué autoridad moral alguien se cree capaz de hacer eso con el consecuente quilombo mental que, obviamente, me toca a mí ordenar? 

Ahora me pregunto, por qué no venís a hablar conmigo, pedazo de cobarde? Te sentís tan perfecto como para vivir destacando el "error" ajeno? O será que tus errores son tan patéticos y perversos que preferís hablar de los demás? La vas de chulo y valentón con una criatura y te escudás en abogados que no dan pie con bola. Arrojaste la primera piedra, parece que te crees libre de pecado, y sos de los cobardes de la peor especie. 

Yo soy madre y humana, por eso cometo errores pero tengo la capacidad de reconocerlos y aprender de ellos para no repetirlos, y no de esconderme o sepultar los tuyos como has hecho siempre. 

Sé que mis cualidades como ser humano no harán que me contente cuando te vea caer, pero en este momento, sabé que estoy en pie de guerra, armada hasta los dientes, espada y escudo en mano esperándote, aunque sé que no vas a venir, pero ojo, tal ve te salga a buscar yo, así que estate alerta ;)

3 abr. 2014

DESHOJANDO MARGARITAS


Según Alejandro Dolina, las margaritas tienen un gran poder de predicción amorosa. Para saber si alguien te quiere, basta conseguir una margarita y empezar a deshojar sus pétalos; "me quiere", "no me quiere", "me quiere", "no me quiere"... 

Pero, En este caso, sólo hay dos opciones posibles, con lo cual si te toca una margarita con número par de pétalos, el resultado será "no me quiere". Es decir, tenemos un 50% de posibilidades positivas y negativas!!! (porcentaje muy alto para mi gusto).

Pero, si dividimos las categorías en "me quiere", "mucho", "poquito" y "nada" el porcentaje de resultado negativo disminuye considerablemente; sólo serán adversas las margaritas con pétalos múltiplos de 4, y se duplican las posibilidades de resultado positivo: El 50% será favorable, el 25% medianamente favorable y sólo el 25% será desfavorable. No está nada mal.

Ahora bien. Cuántas margaritas se pueden consultar? Si se consultan varias y los resultados son contradictorios, cuál es la que vale?

Bueno, esto dependerá de cuán dispuestos estamos a aceptar lo que nos toca. Hay quienes consultan una y otra vez hasta que les toca el “me quiere mucho”, y hay quienes aceptan tristemente la desilusión del “nada”.

Yo tengo esta margarita, pero no me animo a deshojarla... cuántos pétalos tendrá?