20 dic. 2011

20€ = 20 céntimos



DANTE: "Mami, dónde estás?" -Habían pasado apenas 13 segundos desde el último "mamiiiii" 

Acá en mi habitación.

Ah, ok, ahi voy que te quiero decir algo...
Dante entra con su mejor carita de “qué buen nene que soy”, con una mano escondida detrás y automáticamente sospeché que me quería manguear algo.

Mami, sabés que ayer vi un juguete re lindo? Uno de angry birds, esos que me gustan tanto, viste?
Ah si? (listo, sospecha confirmada).

Sabés cuáles te digo, no?

Si, sí ...los pájaros locos, esos ...

No mami, no son locos, son angry, o sea, enojados... es igual, sigo. Bueno, sabés que? El juguete ese cuesta 20€..

ah, mirá vos...

Digo yo.. vos tenés 20€ para comprarme ese juguete que tanto me gusta?

Mmmm ...

Si no tenés no pasa nada, eh?


Ah! ya se! y si se lo pedimos a Papá Noel? viste que el gordo tiene toda la onda, y más con nenes como vos, seguro que si se lo pedís te lo trae...

Ah no, dejá entonces, no te preocupes porque yo tengo. Tomá, te doy esta monedita para que me lo puedas comprar.


Saca de atrás su bracito escondido y me extiende su mano, tenía una monedita de 20 céntimos agarrada con el dedo índice y el pulgar. 

En cuestión de milisegundos me invadieron una serie de sensaciones que no sé si manejé muy bien al abrazarlo tan fuerte que casi lo dejo sin aire.

Amo su inocencia...


7 dic. 2011

LA DECADENCIA DE LA AMISTAD



Hace tiempo vengo escuchando todo tipo de frases, y declaraciones universales acerca de la amistad y los amigos.

Una de las frases que me llama la atención es «amigo de verdad», y siempre me pregunto: Cómo es un «amigo de mentira»? Para mí, un amigo es un amigo, no se debate, no se discute, no se cataloga en ninguna categoría; a un amigo no se le exige nada. Para mí la amistad es algo tan simple, tan lindo y tan puro que no creo que merezca el manoseo de tanta cosa matemática, categórica y hasta autoritaria: un amigo “de verdad”, haría esto, actuaría así, no diría esto; y ni hablar de los que viven copiando y pegando frases en el FB!

A veces parecería ser que uno está siendo evaluado constantemente por algún supuesto amigo, y en cuanto decís o hacés algo que el otro no esperaba, listo, ya no pertenecés a su lista de favoritos. Actitud ésta un poco soberbia, para mi gusto.

A veces da la sensación de que tenés que cumplir ciertos requisitos para ser aceptado o considerado “amigo”, muchas veces esos requisitos son muy limitados, radicales y determinantes. Parecen estar encasillados en 2 o 3 formas posibles de reacción o respuesta, lo cual te deja con bastante poco margen si resulta que sos un ser humano un poco más complejo.

Obviamente es indiscutible un amigo que, de alguna manera, creció con vos, pero crecer en todo sentido, desde lo cronológico hasta lo personal, que vivió tus cambios, que ha llegado a entenderte, a perdonarte de una manera desinteresada y mutua. Ese amigo es incapaz de pensar mal de vos, creo que sería ofensivo pensar mal de un amigo, creerlo capaz de hacerte daño a propósito.

Es curioso cómo en la actualidad, la gente “nueva” se hace una idea tuya en cuestión de minutos (días, para ser más benévola) ya sea por tu exterior, o por algunas frases que dijiste y que tal vez son malinterpretadas, y a partir de ahí te encasillan donde les viene mejor y listo, condenada; te empiezan a tratar conforme sus (muchísimas veces) equivocados parámetros. Luego, cuando actuás como realmente sos, le viene la confusión porque claro, no actuaste como él esperaba (o necesitaba).

Para mí no hay grados de amistad, mi corazón está abierto y no se necesitan requisitos para entrar. Pero eso sí, soy la que me reservo el derecho de admisión y permanencia.

Dedicado a TODOS y cada uno de mis amigos y amigas. Desafortunadamente, ninguno de ellos está aquí aunque confieso que me encantaría estar equivocada. Cómo los extraño pordiossssssssssss.

AMIGOS, ERAN LOS DE ANTES.