27 jun. 2008

EN EL FONDO , HAY LUGAR

El bondi. Luego de añossss y añoss y añossssss viajando en colectivo, atravesando la ciudad para ir a estudiar, a trabajar, a visitar amigos, a los recitales, etc … no puedo menos que dedicarle mi humilde homenaje a él: Al gran bondi Argentino, salú!

- Colectivo lleno:

Tengo que decir que el colectivero Argentino siempre ha contribuido y fomentado el acercamiento humano, ese que con su dulce y tierna voz nos sugiere "por qué no se van corriendo al interior, yo así no sigo, eh?”, o "a ver, un pasito mássssss, que en el fondo hay lugar". Y ya en el medio, cuando apenas podés respirar, elevás el cogote (bueno yo, por mi escasa estatura), mirás para el fondo y divisás 2 o 3 caripelas que te miran como diciendo "si, si ... vení, linda, vení que para vos hay lugar".

- Las monedas: El enemigo nº 1.

Se te trabó la monedita?? Decí alpiste, bonitaaaaa! Quién no ha pasado pro alguna de estas traumáticas experiencias?

Luego de unos 5 o 6 intentos de jugar al tobogán con la monedita, viéndola deslizarse con toda soltura por la maquinita, y percibiendo la progresiva pérdida de la paciencia y tolerancia del conductor, te clava el bondi en el medio de la calle, y con 3 o 4 delicados golpes a la máquina, te rescata la monedita y procede a su minuciosa inspección: Aaahhh ... esa adrenalina que sentís cuando empezás a pensar en qué vas a hacer cuando te diga ... "es falsa la monedita, eh .... la vas a tener que cambiar", alternando con un "a ver si suben que cierro la puerta", o "no tenés otra?, hasta dónde vas? ah no, te vas a tener que bajar eh?. Y vas cogoteando a los viajeros como esperando una solución mágica …. Esperanza que perdés inmediatamente cuando la gente te mira resoplando a la vez que mira su reloj.

Uy, y que no te toque un día de lluvia! Las malditas monedas mojadas no sirven!!

- Bajar en la parada correspondiente. Odiseas, si las hay.

Otra vez esa adrenalina luego de tocar el timbre 10 cuadras antes de tu parada porque enganchó la onda verde, y esa incertidumbre cosquilleante de no saber si va a parar o no. Y ya ves que el tipo te está mirando por el espejito con su mirada fulminante y no afloja, y no afloja ... y volvés a tocar disimuladamente sin mirarlo, y te ganás un "no querés llevarte el timbre a tu casa también?", o “Por qué no tocás de nuevo?”.

- Misión imposible I: Bajar y no morir en el intento.

Ya vas mirando de antemano por el vidrio del fondo a cuántos coches podrías esquivar, (dejando un margen para las motos), o vas calculando cómo podrías saltar olímpicamente y caer justito en la vereda sin quedar empotrado en ningún parabrisas.

Aquí me es imposible describir con palabras la variedad de saltitos y estilos que desempeñan al bajar; he visto verdaderos artistas en acción!

- Misión imposible II: Cómo lograr que el colectivo pare (sin recurrir a poderes mágicos, claro).

La gran habilidad del Argentino para desarrollar y poner en práctica, en cuestión de minutos, distintas estrategias para evitar que nos dejen plantados en la parada, son de lo más creativas. Van desde las más simples, como extender el brazo lo más posible al mismo tiempo que rezás y rogás por un milagro: (que pare), hasta las más osadas, que incluyen la interposición del cuerpo humano en la mitad de la calle, (esquivando taxis y motos, y bancandote la puteada oportuna), con alocados gestos de manos y brazos, y calculando el tiempo suficiente para pegar ese pequeño saltito que te salva la vida al volver a la vereda con gesto triunfante: "viste, si no les haces así, no paran estos ...".

26 jun. 2008

2ª FASE: EL ARGENTINO ADAPTADO

Argentinos ya no tan maravillados :-(

Sabiendo la facilidad que tenemos para acostumbrarnos a lo malo, no es muy dificil imaginar lo poco que nos cuesta acostumbrarnos a "lo bueno", y comenzar a criticar casi automáticamente, obteniendo las siguientes situaciones:


- (Cuando el tren se retrasa) "buah, este tren de m****, no sé para qué te ponen un horario si no lo cumplen", mientras camina de un lado al otro del andén, mirando el reloj resoplando, y buscando cómplices para sus comentarios.

- (en cuanto a la limpieza y seguridad) "...y, también, con lo que te cobran el boleto, como para que no esté limpio".

- (mapas de información): "Uuu ... estos mapas no se entienden nada .... yo pregunto y listo".

- (maquinitas expendedoras de billetes): "Bueno, estas maquinitas no son nada del otro mundo .. allá también hay, eh?".

- (música clásica funcional en el tren):"fffffffff... qué aburrido!! te ponen esa musiquita .... no podés leer, ni nada con eso de fondo todo el viaje .... Yo me pongo los auriculares y listo".

- (presencia policial): "mirá, éstos deben ser iguales que los de allá ... son todos lo mismo en todos lados, viste?
.

- (espacio para los cochecitos, dotados de cinturón de seguridad): "bah, acá no te cabe un cochecito de los grandes, y mirá que le vas a poner el cinturón".

- "Estas puertitas que se abren solas ... tenés que tener cuidado porque porái se te cierran cuando pasás, viste?. Los molinetes de allá son mejores".

- (Aire acondicionado en el tren): "uuuuuuu, chee ... te ponen el aire a full, después te bajás y te ca*** de calor .... y así es como te enfermás. Con la calefacción es lo mismo, eh?. Son unos exageraaaaaaados".

0 comentarios Vínculos a esta entrad

21 jun. 2008

1a ETAPA: ARGENTINOS MARAVILLADOS CON TRENES EUROPEOS

Cuando uno sale de su país es inevitable caer en las (a veces injustas) comparaciones. En este caso, los trenes y el metro. Y claro, el Argentino tiene ese qué se yo, viste?

Según pude observar a lo largo de estos escasos 4 años en Catalunya, podría decir que el Argentino pasa por 1 primera etapa casi obligatoria en su proceso de adaptación a los servicios de transporte público: FASCINACION ante la puntualidad, limpieza, seguridad, frecuencia, mapas de información, maquinitas expendedoras de boletos, podés pagar con tarjeta, te da TODO el vuelto, hasta moneditas de centavos, los sistemas de control de boletos, la presencia de policías o seguridad tanto en las estaciones como en los trenes, los espacios para bicicletas, cochecitos de bebés abiertos, sillas de ruedas, etc.

Se lo puede ver en los andenes con una leve actitud de incredulidad al ver los carteles luminosos mostrando la cuenta regresiva en exactos minutos y segundos hasta el arribo del tren, reloj en mano, controlando el contador a ver si es verdad y si! es verdad!!! Entonces surgen las típicas expresiones ... "cheeee, qué bueno!! igual que allá, no? jajaja", "che, viste cuántos canas que hay? lo controlan todo", "los asientos están tapizados, viste?", "mirá cuántos tachitos de basura que hay y están casi vacíos", "wow! aire acondicionado en el metro!!" "Mirá si nosotros no podemos hacer lo mismo en la Argentina? Qué les cuesta?" ... Y ésta es la pregunta desestabilizadora ... la conversación va cambiando el tono ... "y qué querés también? si allá a nadie le importa nada", "es que la gente viste como es, no? no cuidan nada", "y bueno, también, allá son todos unos corruptos, chorros .. hij**depu** kelop***larecon***sumadre .... se afanan todo" etc, etc, etc.