16 sept. 2010

JUSTICIA DANTESCA

Hace ya un par de años, Dante le tomó idea al cigarrillo y, consecuentemente, desaprueba a todo el que esté fumando. Va por la calle detectando fumadores y los va condenando con sus fulminantes miradas y sus comentarios del tipo “mirá mami, ése está fumando” (con su carita de "qué barbaridad"), en voz muy bajita y buscando mi complicidad. Cosa que logra, obviamente.

Un día, íbamos a merendar al bar de Pepe y Dante detecta a su próxima víctima: “mirá ése, mami, cómo fuma” Ya lo fulminó con la mirada (hasta aquí, íbamos bien, lo de siempre). Entrando al bar, el hombre dio un par de pitadas como si fuera el último cigarrillo de su vida y no tuvo mejor idea que tirar la colilla encendida al suelo. Ah nooooo … la indignación se apoderó de mi pequeño justiciero: ah! viste mami????? Lo tiró al piso al cigarrillo” y ahí nomás, aceleró sus pasitos y se mandó al bar. Y yo, corriendo atrás de él para frenarlo pero seguí de largo, quería ver la situación de lejos, sin influir.

En la barra, después de pedirse un cortadito, veo que el tipo mira a un lado y al otro, como buscando algo. Claro, se sentía una voz pero no se sabía de dónde venía. De pronto Dante le tira los pantalones y el hombre baja la mirada, y cuando lo ve, le dedica su mejor sonrisa: “Hola guapo!" y se escucha “oye, que tú estabas fumando en la calle y cuando entraste tiraste el cigarrillo al suelo y estaba encendido y eso no se hace porque puede venir otro nene y lo pisa y se quema y tenemos que llevarlo al hospital y …” a todo esto, el hombre, cuya sonrisa se fue borrando lentamente, cogoteaba en busca de la madre de esta pequeña criatura que lo estaba torturando. (La madre estaba escondida detrás de unas bolsas de café, con un ataque de risa).

“Señor, su cortado”, le dice el pibe de la barra, tentadísimo también. La gente de las mesas cercanas no sabían si reír o aplaudir, todo el mundo me miraba y yo con esa tonta sonrisita entre nerviosa y cómplice.

Hubo gente que se solidarizó:

Dos señoras que tomaban el té: “pues si, tiene razón el niño, venga hombre, que no cuesta nada apagar la colilla antes de tirarla”,

Una mujer a su marido: “lo ves? Mira qué bien ese niño! Deberías aprender de él”, etc …

Dos Argentinos: "jajaaja!! qué fenómeno este pibe!"

El hombre nos miraba a todos con cara de pocos amigos, no sabía qué decir, no lo podía creer y Dante que retoma, “bueno, la próxima vez me enfadaré y le contaré a la policía” “vaaaaaaaaaale, vaaaaaale”, le dijo el hombre, que se tomó el cortado en dos tragos, dejó 1.20€ y se fue.

La gente estalló en risotadas varias y lo miraban con carita de ternura, mientras pasábamos para sentarnos. “Viste mami? Lo reté al señor. Ya no va a fumar más”.

Esa tarde, Dante merendó gratis: leche chocolatada y donut de chocolate, un lujo!

12 sept. 2010

Dante a la pesca

Salir por el pueblo con Dante (como con cualquier niño) implica tardar un promedio de ½ hora aprox por cada 2 calles. Con lo cual, imposible y prohibido salir apurado, cosa que también tiene su encanto, salir sólo a hacer sociales (sobretodo, porque es gratis).

Una de las escenas típicas: el niño arrodillado en el suelo frente a la vidriera de una juguetería, manos en alto apoyadas en el vidrio al igual que su nariz. Ojos enorrrrrmes de fascinación y el taladrante: “mirá mami, mami, mami, mami, mirá, mirá, mirá … me compraaaaaaaaaaaass”, y en cuestión de segundos, te tenés que inventar una excusa multifunción: que sea creible, convincente y que encima, el nene no se ofenda, claro …

Otras escenas consisten en rondar por las tiendas en busca de algún caramelo o algún chupetín, trepadas a los árboles, perseguir y asustar palomas, subir a cuanto avioncito, tren o cochecito haya por el camino, etc …

Pero llegó el día en el que cambiaría nuestra rutina “social”.

"Mami qué venden aquí?" "Es una pescadería, Dante, venden pescaditos" "ah ... y donde los tienen?" "en un mostrador, los ponen en unas bandejitas" "ah ... y no se escapan?? "No, mi amor, porque están muertos" ... "ah .. Eeeeeh?? muertos????? y por qué los mataron???? quién fue?? Les hicieron daño????"
bueno, ya se me empezó a complicar un poco el tema ... su carita de indignación, era indescriptible. "mami, puedo entrar a verlos a los pececitos pobrecitos??" .. bueh, me pareció buena idea así me salvaba de la explicación.

Ni bien entramos, lo oigo susurrar "oooohh ... pobreciiiiitos" (ni que hubiéramos entrado en una casa fúnebre!!) y en voz alta le dice a la pescatera "oye, están muertos?" .. ay, las carcajadas de la mujer más la gente que estaba comprando fueron casi al unísono. Dante los miró a todos como diciendo "ay, qué? uds, ya lo sabían?" Fueron unos minutos de diálogo con la pescatera intentando averiguar quién y por qué los habían matado. La mujer me miraba como diciendo "por favor, salvame" y yo la miraba como diciendo "ah, no sé, te está hablando a vos, hacete cargo". Al ratito, me inventé algo para irnos y no hubo resistencia. Nos fuimos hasta casa filosofando acerca de la corta vida de algunos pescaditos.

Pasaban los días y Dante se convirtió en un asiduo visitante, pasaba más tiempo en la pescadería que en el parque. Hacía preguntas: "y este como se llama?", "uy, qué ojos grandes que tiene este!", "a ver, me mostrás la cabeza de este?", “lo puedo tocar?”, las pescateras encantadísimas le iban explicando todo.

Un día, entramos y una de las chicas dice: “hola Dante! Mira tenemos algo para ti” y le muestra un cangrejito bebé, vivo!!!!!! Yo casi me muero del asco, y Dante que decía “ayyy .. qué boniiiiiiiiiiiiiiito, mirá mami” “mse, mse … qué liiiiiiindo” “toma Dante, es para ti” y se lo mete en una bolsita transparente … Estaba más contento que cuando le regalan un chupetín, y así anduvo, mostrándole su cangrejito a todo el mundo. En resúmen, le fueron guardando pececitos “raros” y asi nos llevamos un tiburoncito bebé (muerto), un cangrejo con pelo, unos bichos rarísimos … y un día Dante les dice: ah, podrían pescar un pez espada por favor? Que lo quiero ver? Asi después me regalan la espada y me la llevo a mi casa”. Jajjaajajaaa "si, claro, Dante, ya te avisaremos" . Y ahora últimamente, ni bien entra a la pescadería pregunta: “y? ya pescaron el pez espada?” y es imperdible su carita de frustración.. Jjajjjjjjjajjaa.

Nomás me faltaría volver a casa con una cabeza de pez espada, me mueroooooo!!!!!!


............. indudablemente, continuará!!

24 feb. 2010

EL MOÑO CON MÁSCARA 2, la desilusion.

"Dante, ponete la camperita que nos vamos a dar una vuelta" - "iupiiiiiii!! mami, puedo ponerme el disfraz de moño asi asusto a todos? a ve si me reconocen?", daaaaaaaaaale poooooorrrfiiiiiiiiiii.
Claro, con esa carita de pollito mojado, ojitos caidos pestaneando sin parar, y esa sonrisita obsecuente, como podia atreverme a decir no?

Y ahi salimos a recorrer las calles de Calella en busca de gente asustadiza que pueda cumplir con la inocente ilusion de Dante: asustarse al verlo ante su temible "bu".

Dante, mi GPS con patas, establecio el recorrido que debiamos hacer: primero su amiga la "pescatera", Nury, la de la panaderia, las de la verduleria, Elisa, el supermercado y la perfumeria.

Salimos de casa, alguno que otro se ha sorprendido al verlo y han esbozado una minima sonrisa. Hasta aqui, seguia su entusiasmo normal.

Pero claro, su mundo comenzaba a desmoronarse; al entrar a la pescaderia, su amiga le dice "hola Dante! uy, aun llevas el disfraz? mira que el carnaval ya ha terminado" - "que no zoy Dante, que zoy el moño con mazcara!!", "oh, si, cierto, que miedo", jajjajaja ... Luego se quito la mascara, triunfante; pero miro a su amiga mordiendose de costadito el labio inferior al tiempo que negaba con la cabeza, como diciendo, no entendes nada .... saludamos rapidamente y nos fuimos.

Ahora era el turno de los demas, y todos coincidian en lo mismo: apenas lo veian entrar "hola Dante, pero si ya ha pasado el carnaval, tio! que haces aun disfrazado?" su carita de decepcion era impagable. Finalmente, Dante decidio quitarse la mascara y llevarla en la mano, ya no era gracioso.

Ya volviamos para casa y en el camino, un zumbado de esos que nunca faltan: "oh, no!! aqui viene el demonio! oh, que miedo!!" Dante lo miro, me miro y temi lo peor: algo le diria, y no me equivoque: "que soy Dante, hombre!, que no me ves?, que no sabes que el carnaval ya termino?, fffff, vamos mami" y el tio se ha quedado parado en el medio de la calle con un signo de interrogacion gigante sobre su cabeza que, supongo, lo habra seguido durante un tiempito considerable. jijijijiiiii.

Que fenomeno m'hijo!!

16 feb. 2010

EL MOÑO CON MÁSCARA

Nada más entrar en la tienda de disfraces, Dante quería pero no podía abrir más sus ojitos ante tanto despliegue de trajes, pelucas, y personajes de lo más variados. Sus "mirá, mami, mirá mirá mirá" me taladraban el cerebro incansablemente. "mirá Superman, mamá, mirá Batman, wooooooooo, mirá el Zorro!!, mirá mirá mirá" ...

Se probaba máscaras, posaba, hacía gestos, usaba espadas, se ponía pelucas ... en fin, él estaba montando su propio carnaval y vamos, hay que reconocerlo, que el tipo ha logrado captar la atención de otros niños y padres quienes hacían de público para esta función privada de lujo.

De repente escucho, "éste mami, éste, éste, quiero éste, me gusta éste, me lo compraaaaaaaaaaaaaaaaaaassss?" mientras me pregunta "qué es, mami?", -"Demonio con máscara", anunciaba la etiqueta. "Ah, mirá, es un demonio con máscara, te gusta?" "sisisisisisisisiii". Nos llevamos el disfraz, niño feliz. Ya no me taladraría más la cabeza, pensé ilusamente ...
Habían pasado unos escasos 30 segundos; "me lo puedo poner? eh? mami? eh? me lo puedo poner? puedo? puedo?" ... "si, mi amor, cuando lleguemos a casa, sabés?" ... Ah ... "mami, falta mucho? ya llegamos? ... ya?" ... bueno, la conversación con Dante camino a casa fue un poco monotemática, entendible, claro.

Dante estaba tan feliz que a todo el que pasaba le contaba que tenía un disfraz nuevo. "ah, qué bien, y de qué te disfrazarás, cariño?" le pregu ntaban, "de moño con mázcara", de qué?? "de moño con mázcara". Ayyyy .. no me aguanté la tentación!! confieso que pasamos los 3 días previos a la puesta del disfraz con clases de pronunciación, para lograr "disfraz DE demonio", si hasta le hice una breve introducción acerca del "demonio", pero no hubo caso ... y así fue como en este Carnaval mediterráneo, Dante lució orgullosísimo su primer disfraz: el de moño con máscara. Nombre original si los hay, no?
y, por si no me creen, aquí les dejo la prueba.

19 ene. 2010

EXCUSAS BARATAS, PERO EXCUSAS AL FIN

Cambia, todo cambia cantaba la negra ...

pero la necesidad de excusarnos, creo, es algo que no cambiará jamás. Lo que sí
cambia es la creatividad para elaborar dichas excusas, su versatilidad.

Por la facilidad de comunicación que tenemos actualmente, nos vemos obligados a perfeccionar nuestras explicaciones o justificaciones para quedar bien parados.

Décadas atrás, cuando no "dependíamos" ni de internet, ni de los móviles, qué facil nos resultaba deshacernos de algún amigo plomo, enfriar una relación, no acudir a citas, desaparecer, etc.

Las más comunes (a quién lo le ha pasado?)

- te estuve llamando y me daba ocupado todo el tiempo
- te estuve llamando y no atendía nadie, seguramente llamaba a otro lado
- vos sabés que te llamaba y nada che, el teléfono se quedaba mudo
- no sé qué pasaba, pero me daba siempre equivocado
- ya al "discar" el segundo número se me cortaba
- te quise llamar pero mi telefono no tenia tono
- me salía la grabación de que las lineas estaban congestionadas

ante esto, habia que conformarse con creer lo que nos decían.

Hoy en dia, el que no se comunica con vos es porque no quiere. El porcentaje de "inconvenientes" es buy bajo y los medios de comunicación son muchos, muchísimos!!

TELEFONOS MOVILES: para cada inconveniente hay una solucion:

- se me acabó la bateria y lo estaba cargando.
Ok, pero te llamé hace 2 semanas, tanto te tarda en cargar?

- no tenía cobertura:
Ah, pero te queda registrada mi llamada no?

- vos sabés que lo tenía en el bolso y no lo escuché?:
ah, pero te dejé un mensaje en el contestador.

- me quedé sin saldo, no te pude llamar.
esta parece ser de momento la que viene mejor rankeada porque claro, como depende exclusivamente de tener dinero, es cuestionable.

antes, cuando sonaba el teléfono era todo un misterio,qué incertidumbre!, qué ilusión! "sera él?" y atendías con un "hola! si, quien es?".
ahora solo es cuestion de ver el numero entrante y atender (o no) con un "donde estas"?

E-MAIL: Este cuenta con la justificacion perfecta de "uy, sabes que no recibi nada? a que cuenta me lo mandaste?"

EL CHAT: qué buen invento, por favorrrrrrrr!! comunicación al momento, con gente k este en cualquier parte del mundo y a cualquier hora!!! wow, k progreso! Sin embargo, también tiene explicación perfecta: "uy, es que me lo dejé abierto y me fui", o sino "ay, es que no me conecto mucho, viste?"

El otro día me encontré con un amigo al que conozco hace años, que vive en mi pueblo, muy cerquita de casa, que tiene móvil, ordenador con camara web, conexión a internet en su casa, cuentas de e-mail y hasta un perfil en Facebook. Como hacía tiempo que no me llamaba ni contestaba mensajes, le comento: "che, hace mil que no se nada de vos, no me llamaste más", y el tipo muy fresco me dice "ah, nooooooooo ... es que estuve sin internet unas semanas, no tenía el Facebook".

Hubo unos segundos de incómodo silencio, quería preguntarle qué había pasado con su móvil, o con el timbre de mi casa, o con los cibers del pueblo, pero se adelantó y se tomo unos minutos para (excusarse?) explicarme lo terrible que habían sido esas semanas sin Facebook. Me limité a asentir con mi cabeza, emitiendo algún "ajá, claaaaaaro, k mal! me imagino" ... y concluí: "bueno, te dejo, ya nos veremos".

Estoy segura que habrá excusas más originales que aportar, porque esto del Facebook de original no tiene nada. Los animo a que cuenten no sólo las excusas recibidas, sino también las elaboradas, así sabremos a qué atenernos en el futuro! Ja!